sábado, 15 de abril de 2017

Editorial Palabrava presente en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires 2017



La editorial santafesina Palabrava se presentará el jueves 27 de abril a las 19.30 en el stand de la Provincia de Santa Fe, en la Feria del Libro de Buenos Aires. En este evento se les entregará un reconocimiento a la trayectoria a las escritoras rosarinas Angélica Gorodischer y Patricia Suárez y a la santafesina Lucía Carmona, tres prestigiosas autoras que publicaron en Palabrava.

Con seis años de existencia, Palabrava fue creada por las escritoras santafesinas Alicia Barberis, Patricia Severín y Graciela Prieto Rey y cuenta con cuatro colecciones en marcha y una veintena de libros editados. Hacer visible la editorial a nivel nacional es uno de los objetivos del proyecto, que busca intercambiar experiencias con emprendimientos del mismo tipo y ampliar los circuitos de distribución de sus libros.

“Estoy muy orgullosa que esta editorial me haya pedido publicar. Estas tres  mujeres tienen mucho empuje y el resultado es un bello libro”, expresó Angélica Gorodischer, al tiempo que Patricia Suárez señaló: “Me parece muy cómodo trabajar para editoriales chicas como
Palabrava porque son muy respetuosas respecto de tu escritura y tu obra”.

domingo, 2 de abril de 2017

Presentación / Abril 2017

Presentación del nuevo libro de poemas de Laura Yasan "Ganado en su ley", con fotografías de Maga Paula. Una nueva entrega de Editorial Palabrava dentro de La Colección Anamnesis. Los esperamos y agradecemos la difusión de este evento.



miércoles, 12 de octubre de 2016

Homenaje a Ángel Balzarino

El jueves 6 de octubre, el Concejo Municipal de Rafaela proclamó como “rafaelino distinguido” al escritor Ángel Balzarino, en un acto que tuvo lugar en la biblioteca municipal “Lermo Rafael Balbi” ubicada en la cabecera del departamento Castellanos.















Asimismo, se proyectó el corto “El escritor de La Florida”, que realizaran alumnos de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales, en el que pasan revista a la vida y la obra del autor de “Timbre a la hora de almorzar” (publicado por Editorial Palabrava), quien el año pasado recibiera el premio Alcides Greca otorgado por el Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia.














Los amigos de Ángel nos sentimos reconfortados y complacidos por esta distinción que reconoce los méritos de este persistente y sagaz autor de ficciones, quien siempre tiene algo para decir, distinto y original en términos literarios, enriqueciendo libro a libro la escritura de la región.




martes, 11 de octubre de 2016

El humor y la imaginación de Patricia Suárez

Hace ya cuatro años que la editorial santafesina Palabrava viene ampliando el “diccionario” de voces de la provincia de Santa Fe con los aportes de nuevos autores y también con la edición de trabajos de escritoras y escritores ya consagrados. Tal el caso de la rosarina, radicada en Buenos Aires, Patricia Suárez, de quien se termina de publicar su sólido y punzante libro de cuentos “Siempre caigo en los mismos errores”.



 El título fue “aportado” por una canción de José Alfredo Jiménez (y que, entre otros, popularizara Chabela Vargas) y busca aludir a lo que le ocurre a la mayoría de los protagonistas de los siete relatos que integran el volumen. Cumple la autora, a cabalidad, con la idea balzaciana de que una ficción tiene que divertir al tiempo de dejar pensando al lector. Para ello acude a un instrumento narrativo que en ella resulta muy eficaz: el humor. Un humor penetrante que, además, abreva en el humus de lo popular.

Y qué bien que lo hace. Aunque los cuentos son siete y ninguno de ellos es prescindible, detenerse en el primero, “Composición de lugar” posibilita acercarse a la forma narrativa, heterodoxa y eficaz, de Suárez. En la historia, Oreste recibe de parte de su hermana, Marilyn, la peor noticia: su ex mujer, Cecilia, se casa con otro y eso supondrá perderla para siempre. La solución: un conjuro. Y un medio: conseguir el corazón de Fray Mamerto Esquiú, el orador de la Constitución. A partir de allí vienen los dislates de un relato que si bien se muestra disparatado no se le escapa a Suárez en ningún momento, es decir mantiene su coherencia interna y termina entregando un cuento contundente.

Como también lo es “La reencarnada”, en el que vida anteriores y actuales se confunden. Sobre el tema de la reencarnación (como en el de los conjuros), la autora no abre juicio. Ella se limita a contar.

“Mariposa nocturna” es distinta. Parece humorística, no deja de lado las ironías y las pequeñas bromas, pero en realidad esconde una tragedia que la escritora sabe cómo narrarla de manera tan sesgada como (sin contradecirse) contundente.

El resto de los cuentos (“Abatido”, “La cena”, “El cuento del mono” y “Querer a Helga”), hablan mucho y en distintos registros de las relaciones humanas y de las familias en crisis, y todos son una invitación a la buena lectura que conviene no desaprovechar.

(“Siempre caigo en los mismos errores”, de Patricia Suárez. Editorial Palabrava, Santa Fe, 2016, 133 páginas. Se distribuye con el diario “El Litoral” de Santa Fe).

Texto: Carlos Roberto Morán

martes, 20 de septiembre de 2016

Dos universos literarios que germinan



> Se trata de la colección “Dos Ríos” de Editorial Palabrava con la publicación de los libros “Siempre caigo en los mismos errores”, de la reconocida narradora Patricia Suárez y el novel Ignacio Benavídez se suma a la propuesta con su primer libro “Se van a remontar a la estratósfera”. Aquí, la palabra de los escritores, un adelanto de los textos que saldrán a la venta con el Diario El Litoral el 22 de septiembre.

Editar un libro no es cosa sencilla, es fruto del esfuerzo mancomunado de muchas personas que bregan para que ese proyecto se concrete. Si además ese libro cuenta con un cuidado especial en cuanto al arte de tapa, la corrección y la distribución, eso ya es un regalo.

Desde hace cuatro años, Editorial Palabrava resignifica el trabajo editorial, apuesta a un proyecto independiente (por fuera de las lógicas del mercado) y revaloriza la labor del escritor al mismo tiempo que promueve la lectura.

Así, “Dos ríos” es un eslabón más de esta propuesta editorial que llevan a cabo Patricia Severín, Alicia Barberis y Graciela Prieto Rey. Es una colección de dos libros, uno es el reconocimiento a un escritor consagrado y el otro es un impulso a un narrador novel para concretar el sueño del primer libro.

Este año, se trata de la publicación de los libros “Siempre caigo en los mismos errores”, de la reconocida narradora Patricia Suárez y el novel Ignacio Benavídez se suma a la propuesta con su primer libro “Se van a remontar a la estratósfera”.

Dos energías, dos miradas, dos estilos, confluyen en estos “Dos Ríos” e invitan a navegar estos maravillosos y personales universos. Las portadas de los libros de esta colección están engalanadas por artistas plásticos de la región. En el caso del libro de Patricia, Branka Spekuljak, nacida en Croacia y radicada actualmente en la ciudad de Santa Fe. En el caso de Ignacio, la obra pertenece a Mario Arana, de la localidad de Llambi Campbell.

EL CUENTO, PROTAGONISTA

Patricia Suárez nació en Rosario, es dramaturga y narradora. Su obra es muy prolífica, escribe cuentos, novelas, obras teatrales, poesía y literatura infanto-juvenil. Se inició escribiendo cuentos y, luego de todo su periplo, sigue siendo su género preferido: “Es estar en pantuflas, en casa. No sé por qué, pero lo sigue siendo”, cuenta la escritora.

“Siempre caigo en los mismos errores” es un libro de cuentos provenientes de dos fuentes: un libro ya agotado “Brindar con extraños” -título tomado, al igual que éste, de una canción mariachi de José Alfredo Jiménez- y algunos otros, escritos en este último par de años.

-¿Cómo fue encontrarse nuevamente con estos textos?, ¿sentiste que eran acordes a tu presente en la escritura?

Patricia Suárez- ¡Sí! No sé por qué, pero los cuentos siempre siguen siendo uno. A lo mejor porque prevalecen otros elementos en los cuentos, la música, las imágenes, por sobre la ideología, ¿no?

- Las historias que se cuentan hablan de vínculos “disfuncionales” o “truncos”...

- Tener vínculos que funcionan son fruto de dos cosas: una gran suerte, o un pedregoso aprendizaje hacia la salud (o, desgraciadamente, a la destrucción). Así que estos cuentan ese camino para alguno de los dos lados...

- De ahí el título...

- El título del libro fue una idea muy buena de la editoras! Quién dice que a lo mejor a los próximos libros les ponga “Simplemente la mano damos” o “Después que murmure la gente” -(risas)- Es chiste, pero adoro a José Alfredo Jiménez. Tiene que ver con lo que les ocurre a los personajes de estas historias, todos cometieron un error más de una vez e incluso repetidas veces. Casi no hay nadie en este mundo que no haya cometido un error más de una vez y para ellos va mi humilde homenaje.

- ¿Cómo se construye un personaje, cómo crece y se torna creíble?

- Un escritor se forma leyendo y escribiendo mucho. Vas aprendiendo; y la premisa (o promesa, capaz) básica que viene de Chéjov y la retoma Carver es: nunca juzgues a tus personajes.

- El humor es uno de tus condimentos al momento de escribir, ¿qué lugar ocupa en estos textos?

-Todo el que puedo; porque en realidad no son más que mi manera de ser. Y porque creo que es el humor el que nos permite soportar todas las angustias y tribulaciones por las que pasamos.

PARA SEGUIR PENSANDO

Dueña de una voz particular, con distintos matices según el género literario, las historias y el contexto, el desafío es siempre encontrar nuevas vertientes para decir. Con relatos dinámicos, lenguaje ameno y distintos disparadores, sus textos interpelan al lector y lo hacen pensar.

Dice en su contratapa: “Ojalá estos cuentos lleguen al lector trayéndole las dos flores más preciadas del ramillete literario, según Balzac: que lo hagan divertirse y que lo dejen pensando. Y como no puede ser de otra manera, que luego de la lectura, cada cual levante su copa y dedique un brindis a todo lo que dejó atrás, en la gaveta del pasado”.

-Con una obra tan prolífica: ¿cuáles son tus “herramientas” para no repetirte y para no caer en lugares comunes?

-¡¡¡Me repito!!! Pasa que a lo mejor el lector no me descubre y aquel tema que traté en una obra de títeres para niños aparece después en una novela erótica. Ningún artista que trabaje demasiado en su arte deja de repetirse. Cualquier actor de Hollywood, de los mejores, verá que saben hacer ocho papeles, ocho personajes. No cincuenta: la imaginación es limitada; el arte es limitado.

-¿Cuál es el espacio para la narrativa fantástica? ¿O es el realismo lo que predomina en tus textos?
- Es por épocas. Nosotros como argentinos y como latinoamericanos tenemos una gran cultura del cuento fantástico, Rulfo, Borges, Quiroga. Ahora estoy preparando un libro que se llamará “Tu blanca palidez” y es todo de fantasmas.

- ¿Cuáles son los componentes que propician una historia fluida?

- Oírla primero en la mente. A lo mejor eso lleva bastantes días. Pero después se escribe sola, sin pedir permiso.

EL PRIMER LIBRO

Ignacio Benavídez nació en Rosario pero desde hace un tiempo trabaja y vive en la ciudad de Santa Fe. “Se van a remontar a la estratósfera” es su primer libro de cuentos. “En algún momento fue un sueño, algo irrealizable, hoy lo veo como un primer paso”, cuenta Ignacio y agrega: “Es un punto de quiebre en mi vida, me costó mucho poder entender lo que estaba pasando”.

Dice Diego Oddo en la contratapa: “A través de una prosa que renuncia a los adornos para ganar en precisión, los cuentos resultan una sobrada muestra del riguroso trabajo que acompañó su escritura y de la habilidad narrativa del autor. Con un sutil manejo de la elipsis y las alusiones, este libro no está escrito para perezosos, sino que reclama con justicia la presencia de un lector atento”.

Entre las historias que se cuentan hay planes criminales, crímenes, cuentos afiliados al realismo y al relato policial, y episodios fantásticos. La poética se impone y realza los textos. Destaca Ignacio: “Cada cuento tiene un proceso distinto, casi como una vida propia. Se me hace imposible pensar en tiempos y los orígenes son variados. Hay veces que las historias vienen enteras y otras son retazos, piezas que vas juntando hasta que en un momento te das cuenta que pertenecen al mismo rompecabezas”.

-¿Cuáles son los paisajes que albergan estos cuentos?

- En general son escenarios urbanos y los personajes son gente común: un matrimonio a punto de separarse, una pareja de novios, una reunión de amigos, un asado con familiares. Sin embargo, no son cuentos costumbristas. Trato que las historias se fuguen de alguna manera de esos parámetros iniciales, así un juego puede terminar en un asesinato, una cena en un cuento con tintes fantásticos. A veces el quiebre no es tan explícito, sino que va hacia el interior de la historia.

-¿Cuáles son los autores que te gusta leer?, ¿cuáles creés que son influencias en tu escritura?

- La primera vez que pensé en escribir fue después de leer Los crímenes de la rue Morgue de Edgar Allan Poe. La segunda vez fue con Cortázar. Me gusta mucho Cortázar, el manejo del ritmo en sus textos, el humor, las vueltas de tuerca, eso de jugar entre lo real y lo fantástico. Burroughs. Carver, me costó “entenderlo”, pero hubo un antes y un después de Carver. Paul Auster. Federico Falco, Fabián Casas, Horacio Convertini. Acá en Santa Fe tenemos gente que escribe muy bien y los considero una influencia directa, por tener la posibilidad de hablar con ellos o por la cercanía, por la forma de ver las cosas: Francisco Bittar, Santiago Venturini, y algunos que creo no han publicado todavía en narrativa pero seguramente pronto lo harán como Diego Oddo y Ariel Aguirre.

Texto: Mili López

Arte y amor total







Aparece el amor / es una sonrisa /suelta en el aire /… Sobre él / (sobre el amor) / sobre ella / (la sonrisa) /se va armando una estructura enterita / un puzzle de mineral y savia /una silueta con huesos / … flujos  reflujos / y ansias.
                  
“Mona blanca trepada en el octavo”, es el llamativo título del libro de 127 admirables páginas editado en julio de este 2016 por Palabrava, con poesías de Graciela Geller, componiendo ellas un hermoso conjunto con las fotografías de Karina Di Pasquale; un regalo absoluto de la belleza hacia nosotros que, a veces impiadosamente, pasamos su lado sin dignarnos dirigirle una mirada.

Graciela Geller fue una persona. Mucho más que eso: fue una mujer, y no hace falta ponerle mayúsculas a su nombre: quienes la hemos conocido y los que la perciban a partir de este libro (verdadero acto de visualización actualizada de sus valores- descubrirán que la búsqueda de la belleza es uno de los mayores y mejor objetivos humanos.

Apoyada técnicamente en el modo de grafía separada, usa el recurso con sobriedad. Le importa la descripción directa, pero ejemplificada en valores que representan la idea, con verdad y armonía artística, discreción y elegancia y, siempre, sugiriendo. Graciela Geller se muestra mujer ejerciendo la poesía, en un ida y vuelta donde las conclusiones son sinceras y profundas, como la vida cuando se concibe como arte.

Resulta conmovedor ver en sus versos con qué armonía-desarmonía se miraba, con qué abierta exposición mostró su realidad de mujer en permanente y difícil búsqueda de si misma o, si se había encontrado, su deseo de ser-no ser eso que había hallado en su excitado interior, apto para la mejor poesía y para el goce total de los minutos que se viven.

“Soy una mujer como cualquiera /con un submarino tracción a búfalo en el útero / y cristales en el pelo /… No soy /-para nada- / Doña Rosita la Soltera / Bernarda Alba / …Alicia Moreau / Sor Juana /ni Alfonsina Storni / … con dolor en el bajo vientre / cada veintiocho días /…una mujer distinta a todas / como usted / como vos /como cualquiera / una mujer distinta a todas”

En sus versos, verdaderas metáforas vivientes, se ve claramente el misterio de la convivencia con las sensaciones que, si lo pensamos bien, es una de las esencias de la poesía.

 “Estás sentado en mi nostalgia / mirando hacia arriba / como un niño de agua /mientras la tarde / sacude su crepúsculo / adentro de mis ojos / adentro de mis ojos”

Queda para los lectores develar el misterio del título del libro. Fácilmente podrán hacerlo encontrando más de una poesía que hacen referencia a la “Mona blanca trepada en el octavo”. Quedarán agradecidos de haber resuelto por sí mismos esta tan identificadora cuestión que muestra la autora.

Graciela Geller fue una paranaense nacida el 10 de febrero de 1945 y falleció en Santa Fe en el 2002, un 25 de diciembre (¡qué día tan impropio para morir!). Fue escritora, periodista y se especializó en terapias psicocorporales con postgrado en Gestaldt. En Córdoba se recibió de Licenciada y Profesora en Letras modernas, con medalla de oro.

Karina Di Pasquale nació en 1968 en Zárate (Buenos Aires). Trabajó en la ciudad capital del País hasta el año 2009, fecha en que regresó a su lugar natal donde dirige el Taller Municipal de Fotografía. Además del presente, otros tres libros han recibido su aporte fotográfico.

Es de destacar la persistencia de Palabrava Editora en crear libros tan dignísimamente concebidos, demostrando así que la búsqueda constante de la excelencia, en contenido y presentación, no solo está al alcance: también es necesaria.

Hugo Borgna